-->

"El Mencho" y "El Señorón" disputan la plaza en Morelos CJNG vs Los Colombianos en tierras gobernadas por Cuauhtémoc Blanco

- 7:59:00



"El Mencho" y "El Señorón" disputan la plaza en Morelos CJNG vs Los Colombianos en tierras gobernadas por Cuauhtémoc Blanco

"El Mencho" y "El Señorón" disputan la plaza en Morelos. Así el contexto de la violencia del narcotráfico entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de los Colombianos.

“En el estado de Morelos hay motivos para sospechar que Cuernavaca ya es una plaza comprada” escribió el ensayista, guionista y biógrafo Enrique Serna.

Él lleva 20 años viviendo en la "ciudad de la eterna balacera”, como la rebautizó José Emilio Pacheco, pero nunca se había sentido tan vulnerable.

Desde la llegada de Cuauhtémoc Blanco a la gubernatura de Morelos el miedo agobia y constriñe a todos los habitantes de Cuernavaca, mientras el crimen organizado alardea más que nunca de su poder.

Además, cita que la Colonia Antonio Barona -también conocida como “La Barona”- se encuentra en disputa por dos mafias enfrentadas a muerte:

La de los Colombianos, dirigida por “El Señorón”, y una célula morelense del Cártel Jalisco Nueva Generación que al parecer controla la venta de drogas.

Por ejemplo, la madrugada del pasado 3 de septiembre las huestes de “El Señorón” asesinaron a 9 personas en un velorio para cobrarse una afrenta cometida por el difunto.

Por su parte, en sospechoso paralelismo con la guerra entre cárteles, el gobierno estatal y municipal se acusan mutuamente de negligencia en el combate al crimen organizado.

Análisis de Enrique Serna

“Y, quizá, ambos tengan razón”, cita Enrique Serna:

“El Señorón” se siente tan seguro que desde el inicio de la pandemia reparte despensas con su firma en los barrios pobres. Como ninguno de los cárteles se impugna podría operar sin apoyo policiaco.

Hay motivos para sospechar que Cuernavaca ya es una plaza comprada ,como lo era Iguala cuando desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Pero como hay una puja entre dos o más compradores ninguno tiene asegurada la hegemonía.

Sólo una cosa es clara: en Cuernavaca ya no mandan Cuauhtémoc Blanco ni Antonio Villalobos Adán, derrocados por “El Señorón” y “El Mencho”.

Ahora son cobradores de impuestos que se limitan a lamentar los asesinatos.

Mucha gente ya no quiere salir a ninguna parte, de modo que esta oleada delictiva puede agravar el círculo vicioso de las quiebras de negocios y el desempleo, condenados al arresto domiciliario.

Los ‘vecinos de la muerte’ sólo podemos rogarle de la manera más comedida tocar a nuestra puerta.

Así concluye Enrique Serna en esta columna publicada en la Revista MX.

 

Start typing and press Enter to search