-->

“Nos vemos al rato ¡pero tranquilos, sin armas!”, le dijo a "El Chueco" tras haberle ganado otra vez a su equipo, se enojó y fue a ejecutarlo

- 19:28:00


“Nos vemos al rato ¡pero tranquilos, sin armas!”, le dijo a "El Chueco" tras haberle ganado otra vez a su equipo, se enojó y fue a ejecutarlo

José Noriel, “El Chueco”, retó a los hermanos Berrelleza a un tercer juego. Habían jugado los de Urique, de “El Chueco” y vinculados al edil Daniel Silva, contra los de Cerocahui, que habían triunfado en los dos juegos de semifinal en la liga de la Sierra Tarahumara. Los Berrelleza aceptaron el reto.

El edil es gente de Alfredo Lozoya, líder de MC en Chihuahua, quien fue detenido en Estados Unidos por falsificación de documentos. La DEA sospecha de sus relaciones con el narco. 

“Nos vemos al rato ¡pero tranquilos, sin armas!” le dijo Paul al “El Chueco” al despedirse. Noriel enfureció con el comentario y minutos después no fue al campo de beisbol sino a incendiar su vivienda y a ejecutar a Paul, quien era el ampayer de los partidos.

Jesús, el hermano, emprendió la huida y corrió sin parar. Durante 15 días caminó y caminó hasta llegar a Choix, en Sinaloa, a 156 kilómetros de distancia.

Los Berrelleza son agricultores de maíz y frijol. Sus ingresos provenían de esa siembra que era posible impulsar gracias a ser beneficiarios del programa federal “Sembrando Vida”.

Su madre no sabía dónde estaban. Aquella tarde del domingo comenzó a caminar en su búsqueda. Se perdió por la sierra durante horas.

Ese domingo los jugadores de Cherocaui festejaron sus triunfos y prolongaron festejos al ser también Día del Padre. No supieron de la muerte de Paul sino hasta el día siguiente. Noriel se fue de parranda después del crimen y de esconder el cuerpo de su víctima. La madrugada la pasó de fiesta.

Al día siguiente, llegó al hotel Misión Cerocahui con su escándalo. Pedro Palma acudió a pedirle que moderará su festejo. “Tengo turistas, bájale, por favor”, le dijo, según relatan testigos.

“El Chueco” arremetió contra el guía amenazándolo con un arma. Pedro escapó rumbo a la iglesia de San Javier que está enfrente del hotel. Hasta allá lo alcanzó Noriel para asesinarlo. También mató a dos sacerdotes jesuitas que salieron alarmados por la violencia.

El manto de protección de “El Chueco”, según las indagatorias, es el edil Silva y la Policía municipal de Urique, que ya fue desarmada hace dos días.

Jesús Berrelleza pudo reportarse desde Choix con sus padres y el cuerpo de su hermano Paul fue encontrado en una fosa con varios balazos. Este martes fue sepultado en una ceremonia rarámuri encabezada por sacerdotes jesuitas.

“El Chueco” no ha sido capturado y del edil Daniel Silva nadie da razón. Desapareció desde el día de los crímenes.

 

Start typing and press Enter to search