-->

Ya fue asesinado era líder de 10 mil tianguistas en Tepeaca, Puebla y gnaba 4 millones de pesos en un día

- 9:38:00


Ya fue asesinado era líder de 10 mil tianguistas en Tepeaca, Puebla y gnaba 4 millones de pesos en un día


PUEBLA. A balazos fue asesinado Luis Salazar Galicia, quien durante más de tres décadas fuera líder de los tianguistas de la Organización "General Ignacio Zaragoza" de la Central de Abasto de Tepeaca, así como de los vendedores informales que se instalan en la Plaza de Armas de ese municipio.

Este martes, a unas calles de la presidencia municipal, la víctima conducía un automóvil Chevy de color azul marino sobre la calle 3 Sur y 3 Poniente cuando, a la altura de la primaria Jesús N. Merino, hombres armados se le emparejaron a bordo de una Suburban y le dispararon en por lo menos 20 ocasiones.

Salazar Galicia comenzó su actividad en Tepeaca como vendedor de zapatos traídos de León, Guanajuato; y ganó fuerza entre los tianguistas cuando hace más de tres décadas se opuso a que el tianguis fuera reubicado en las instalaciones de la Central de Abasto, localizadas en la carretera Tepeaca-Xochiltenango.

Con los años también controló el servicio de grúas, administró hoteles, tiendas de ropa, zapaterías, y organizó eventos sociales y culturales para venerar al Niño Doctor de los Enfermos, conocido nacionalmente como el Niño Doctor.

Llegó a ser un líder temido entre los alrededor de 10 mil tianguistas a quienes cobraba una cuota de hasta 400 pesos si querían vender los viernes, cifra que le representaba alrededor de 4 millones de pesos sólo por ese día.

Segundo atentado

Este fue el segundo atentado en su contra, luego de que el 12 de enero de 2012 el diputado perredista Alberto Amaro Corona, líder de la asociación de tianguistas Francisco Villa en San Martín Texmelucan, disparara contra Salazar Galicia, quien lo reemplazó como líder de la Organización de Comerciantes del Tianguis de Tepeaca.

En 2018, Amaro fue detenido por el delito de homicidio en grado de tentativa, pero quedó libre al pagar una fianza de 50 mil pesos. La disputa entre ambos fueron las cuotas que cobraban a los vendedores: Salazar Galicia fue un crítico severo de las excesivas cuotas que Amaro cobraba a los tianguistas que lideraba en Tepeaca.

"Me disparó el señor Alberto Amaro Corona, me encontraba en mi automóvil y el sin más llegó y me disparó", afirmó Salazar Galicia durante una protesta realizada frente a la Procuraduría General de Justicia de Puebla el 7 de febrero de 2012, casi un mes después del atentado en su contra.

La presión que ejerció para ganarse a los vendedores lo llevó en 2002 a exigir al gobernador Melquiades Morales Flores que expropiara la Central de Abasto, porque, dijo, funcionaba como almacén de azúcar y perecederos robados. "No queremos que nos regalen nada; estamos dispuestos a pagar por los locales y otros espacios para vender", aseguró en aquel año.

Avaricia sumó odios

Ya con el control, a Salazar Galicia se le olvidó que las cuotas eran excesivas y fue acumulando enojo entre los tianguistas: "...maldito estúpido, el viernes que pasó a mi puesto su hija me subió al doble la plaza. Ahora pagaré $400, son una bola de perros toda esa familia...", escribió una de las comerciantes en sus redes sociales.

"Ojalá se esconda toda su familia por el miedo que les toque a ellos y usted pueda vender tranquilo; piensan que se gana mucho en los negocios. Él nunca quería perder. Hace un mes el hermano, ahora él... todos los de su familia que son unos abusivos", agregó otra usuaria de redes sociales.

Durante el segundo trimestre del año los comerciantes pidieron la mediación del alcalde de Tepeaca, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, para que Salazar Galicia les condonará las cuotas que por derecho de piso deben pagar, vendan o no.

Consciente de su poder económico y del apoyo incondicional que le prodigaban los vendedores, el líder de la Organización "General Ignacio Zaragoza" no dudó en confrontarse o aliarse con gobernadores y presidentes municipales en turno.

Durante la pandemia se negó a retirar a sus agremiados de las calles y del tianguis a pesar de que el martes 14 de abril de este año el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta dio un plazo de tres días a los Ayuntamientos para retirar al comercio informal de la vía pública por la emergencia sanitaria y prohibió los tianguis en los municipios.

Una semana después, el 21 de abril, Barbosa dijo que "estamos dialogando, pero todo tiene un límite. Que los líderes no piensen que se la van a pasar dando largas (...) Lo digo especialmente por el líder de los comerciantes de Tepeaca. Lo hemos llamado bajo todas las formas y no ha respondido, y cuando lo hace responde inclusive de manera insultante y grosera. Lo llamo a un diálogo decente y a que respete al gobierno y que se porte como buen ciudadano".

Contraviniendo las medidas sanitarias, el 9 de abril montó en el centro de Tepeaca una carpa con un altar para venerar al Niño Doctor en respuesta a que el santuario católico permaneció cerrado para evitar contagios. Muchos fieles acudieron a la carpa porque "tenemos un niño doctor, no hay otra cosa; es nuestro escudo, nuestra fe y no le tememos al dichoso coronavirus"

Todo el peso de la ley contra responsables de homicidio

El gobernador Luis Miguel Barbosa dijo la mañana de este miércoles que el asesinato de Salazar Galicia "es una ejecución que habla de una serie de circunstancias de riesgo, de participación de delincuentes. Hay por ahí quienes se atribuyeron el crimen. Tepeaca es una zona caliente, los temas del tianguis siempre fueron un asunto de atención y lo vamos a resolver, vamos a ver quiénes fueron los responsables intelectuales y materiales del homicidio".

Hasta este día, 24 horas después del asesinato, el ayuntamiento de Tepeaca que preside el alcalde Sergio Salomón Céspedes Peregrina lamentó en sus redes sociales la muerte de Luis Salazar Galicia e hizo "extensivas nuestras condolencias a sus familiares y amigos".

Mientras la Fiscalía General del Estado de Puebla informó que "se inició la carpeta de investigación y se integró la información inicial y diligencias que aún siguen", un grupo de comerciantes de la Organización General Ignacio Zaragoza escoltaron a la carroza en la que fue trasladado el cuerpo de su dirigente a la funeraria.

 

Start typing and press Enter to search