-->

El día que arrestaron a Ramon Ayala en una Narcoposada

- 19:16:00


El día que arrestaron a Ramon Ayala en una Narcoposada

Las fiestas navideñas son una de las celebraciones preferidas por muchas personas, incluyendo a miembros del crimen organizado, quienes acostumbran organizar eventos privados en ranchos alejados del ojo público para no llamar la atención de las autoridades.

Así ocurrió en 2009 en el estado de Morelos, en donde miembros del cártel de los Beltrán Leyva disfrutaron de una posada organizada nada menos que por el narcotraficante Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, y en la que también estaba presente Arturo Beltrán Leyva, líder del grupo criminal.

Al igual que cualquier fiesta del crimen organizado, abundaba el alcohol, las mujeres y los grupos musicales ambientando el evento. En este caso era el cantante Ramón Ayala, también conocido como “El Rey del Acordeón”.

Todo transcurría de manera normal hasta que, poco después de la media noche, se escuchó un fuerte estruendo que terminó con el ambiente de algarabía. Se trató de una incursión de elementos de la Marina que fue repelida de inmediato por los pistoleros que resguardaban el lugar.

De acuerdo con el expediente oficial consultado por el diario El Heraldo de México, justo cuando Ramón Ayala y sus Bravos del Norte hacían su presentación, Édgar Valdéz Villarreal entró corriendo en el cuarto donde estaba Arturo Beltrán y grito: “Jefe, fuga. Vámonos”.

En ese momento, Arturo Beltrán Leyva salió a toda marcha junto con “La Barbie”, Sergio Villarreal, alias “El Grande”, y seis de sus escoltas mientras las fuerzas armadas comenzaron con el ataque.

Después del enfrentamiento armado que duró varios minutos, las autoridades lograron abatir a tres sicarios y detuvieron a 11 delincuentes, así como a otras 26 personas que se encontraban en la posada, entre ellos Ramón Ayala.

El cantante fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República para investigar supuestos nexos con el narcotráfico. La prisión preventiva tendría una duración de 40 días, pero el 23 de diciembre el músico fue liberado por motivos de salud, según informó la propia fiscalía.

El argumento principal en favor de Ayala era que él no tenía conocimiento de para quién iba a cantar. Esa tesis contaba con un punto fuerte: los grupos ofrecen shows privados a todo aquel que pueda acceder a ellos. Por lo tanto, no saben a qué se dedican quienes les contratan.

Sin embargo, el propio Valdez Villarreal contradijo esa versión cuando fue detenido un año después, al reconocer que los detenidos del 11 de diciembre eran sus amigos, aunque resaltó que no se dedicaban a ninguna actividad ilícita relacionada con el narcotráfico.

“Ramón Ayala y todos los norteños son amigos, pero no son traficantes ni nada”, dijo “La Barbie” en el interrogatorio que le realizó la Secretaría de Seguridad Pública cuando fue capturado.

 

Start typing and press Enter to search