-->

Se cumplen 20 años de que Ramon Arellano Félix "El Mon" fuera abatido durante el Carnaval de Mazatlán, quería ejecutar a "El Mayo Zambada" y fue ejecutado

- 13:50:00


Se cumplen 20 años de que Ramon Arellano Félix "El Mon" fuera abatido durante el Carnaval de Mazatlán, quería ejecutar a "El Mayo Zambada" y fue ejecutado

Este 10 de febrero de 2022 se cumplen 20 años de la muerte de Ramón Arellano Félix, líder del Cártel de Tijuana y uno de los narcotraficantes más temidos de su tiempo y cuya influencia persiste en la narcocultura, reflejo de la fallida estrategia de seguridad en México.

Varios policías mataron el 10 de febrero de 2002 a Ramón Arellano Félix, disfrazado de agente de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), en pleno carnaval de Mazatlán, playa turística del estado de Sinaloa, según confirmó días después su hermano Benjamín, detenido por el Ejército, según testigos iba con la encomienda de ejecutar a El Mayo Zambada.

Su muerte es histórica porque Ramón y Benjamín debutaron en 2000 en la primera lista exclusiva de narcotraficantes extranjeros más buscados por Estados Unidos, que incluso los equiparó en peligrosidad con el terrorista Osama Bin Laden, líder de Al-Qaeda.

El Cártel de Tijuana o de los hermanos Arellano Félix, fundado en los 80, se caracterizo por su violencia y el trasiego de drogas hacia San Diego, California, y hasta el oeste de Canadá, según la DEA.

"Su ley es la de la plata o el plomo", declaró el entonces portavoz de la DEA, James Molesa, en febrero de 2002, días antes de la muerte de Ramón y la captura de Benjamín.

Fue abatido durante el Carnaval de Mazatlán

Un oficial de la Policía Ministerial, herido de muerte, acciona su arma y mató a quien se consideró como uno de los más peligrosos narcotraficantes de la historia.

El Solo disparo y lo mató, nunca supo que era Ramón Arellano Félix quien buscaba cazar ‘El Mayo‘ Zambada

Cuando enfrentó al sujeto aquél, de short y camisa desfajada, Antonio Arias no supo a quién tenía enfrente.   El agente de la Policía Ministerial acudió al sector conocido como Zona Dorada en Mazatlán, luego de que vía radio se reportara a personas armadas huyendo luego de un enfrentamiento.

Domingo de carnaval.  El domingo 10 de febrero de 2002, un Volkswagen circulaba en sentido contrario por la zona de Olas Altas.  Tres individuos a bordo, vistiendo ropas casuales, fueron interceptados por elementos de la Policía Ministerial; desde el Volkswagen, el copiloto realizó algunos disparos.

Lo que alertó a los agentes de la Policía solicitando refuerzos e iniciando una persecución a pie dado que la unidad accidentalmente, circulaba en sentido contrario y el flujo vehicular les impedía avanzar a velocidad.

Eran aproximadamente las 9:00 horas, el agente Antonio Arias cruza por una farmacia portando su arma de cargo en mano cuando se topa frente con un individuo alto, cabello a rape, quien también portaba un arma corta.

Tiempo después se supo que el desconocido, al toparse con el agente Arias, levantó sus manos al tiempo que este le apuntaba con su pistola, pidiendo le diera la oportunidad de identificarse y para ello, sacaba de por debajo de su camisa, una credencial colgada al cuello con una cadena mientras se agachaba para dejar su arma en el suelo. Al realizar esta maniobra, Arias se confía y baja su arma a lo que el desconocido se vuelve y dispara contra el agente ministerial quien, en un acto de reflejo también alcanza a disparar su arma logrando que su bala encontrara el cráneo del desconocido, quien a su vez hizo blanco en el pecho del agente policial; ambos quedaron muertos en la banqueta.

Movilización.

Aquél domingo 10 de febrero, las autoridades estatales se encontraban en las instalaciones de la Décima Base Aérea cuando de manera inusual se movilizan, por un lado, elementos de inteligencia militar que pasaban tarjetas al entonces general comandante de la Novena Zona Militar. Minutos después, se daba a conocer del enfrentamiento en la ciudad de Mazatlán, que dejó como saldo dos presuntos gatilleros muertos y dos más detenidos, así como la muerte del agente de la Policía Ministerial del Estado, Antonio Arias

Una semana después.

Al realizar las investigaciones correspondientes, las autoridades revelaron, una semana después de los hechos, que el sujeto que mató y murió a manos del agente Arias era el narcotraficante Ramón Arellano Félix.

Y que su presencia en Mazatlán era con la finalidad de matar al también narcotraficante, Ismael “El Mayo” Zambada, quien presumiblemente se encontraba en uno de los hoteles cercanos a la zona donde ocurrieron los hechos.

 

Start typing and press Enter to search