-->

“Yo sé quién es mi patrón. Señor don Mencho. Una persona muy honorable” “Se toparon con el corazón de la mafia", dice. "Si yo fuera ustedes, no hubiera venido”

- 10:35:00


“Yo sé quién es mi patrón. Señor don Mencho. Una persona muy honorable” “Se toparon con el corazón de la mafia", dice. "Si yo fuera ustedes, no hubiera venido”.

Con la luz del día desapareciendo rápidamente, conducimos por el otro lado de la montaña, sobre una carretera casi toda pavimentada que nos llevará a través de El Aguaje y de regreso al territorio de los Cárteles Unidos. No hay servicio celular y no podemos comunicarnos con nuestros contactos de ninguno de los lados con nuestro teléfono satelital. Seguimos pasando los esqueletos fantasmales de vehículos incendiados.

El primer puesto de control se encuentra a la entrada de la ciudad de Aguililla, que en ese entonces estaba bajo el control de los Cárteles Unidos. Un chico adolescente con su AK 47 nos hace señas para que pasemos. Pasan unos 45 minutos de ruta, con una hora de sol restante en el horizonte cuando llegamos al segundo punto de control con los señores de las ametralladoras y las bufandas de balas, y nos piden que retrocedamos.

El tipo del Jeep blanco, también un rifle automático que nos detiene a continuación comienza su conversación de manera amistosa: “¿Se pueden estacionar poquito? Vamos a platicar”.

Dejamos nuestra minivan estacionada en medio de la carretera. Nos hace hacer una fila frente al auto y pide que nos identifiquemos. Entregamos nuestras credenciales de prensa e identificaciones, y él toma fotos con su teléfono celular, luego escucha nuestra historia, y pasa su mensaje por radio. Poco a poco empiezan a aparecer camionetas, hasta que estamos rodeados por al menos 30 hombres, todos fuertemente armados. Se estacionan en semicírculo hacia nosotros, con los faros encendidos. Ya se fue el sol. 

Intentamos mencionar nuevamente el nombre del líder de los Cárteles Unidos, y es entonces cuando nos dan la noticia. Un tipo, vestido de pies a cabeza de negro como un comando, saca un parche de velcro de su bolsillo y lo coloca en la parte delantera de su chaleco antibalas. Dice en mayúsculas: CJNG.

“Se toparon con el corazón de la mafia", dice. "Si yo fuera ustedes, no hubiera venido”.

Al principio nos interrogan. Tratamos de explicar que hemos estado en contacto con alguien que representó al CJNG en el área, pero parece que no saben de qué estamos hablando. Nos quitan los teléfonos móviles y registran nuestra minivan. Cuando encuentran un dron, que hemos estado usando para filmar tomas de paisajes, el comando en negro se torna aún más ospechoso.

“¿Ustedes son de la DEA?" él pregunta. "Si son de la DEA, de aquí no salen”.

Algunos de los hombres armados junto a las camionetas están fumándose sus gallos, y dándose sus tiros de perico por llave Se están riendo y disfrutando del espectáculo nuestro. A distancia resuena un ra-ta-tat, contestado por un bum-bum-bum el fuego de  ametralladoras, y un soldado grita: “¡Ya empezó la guerra!’

La amenaza de la violencia y los ojos de pavor viven en el aire hasta que llega su verdadero comandante, entonces se rompe el hielo. Satisfecho de que somos realmente periodistas (después de que alguien seguramente nos buscó en internet) y al no representar una amenaza, el comandante del CJNG se disculpa por el malentendido y después de un poco de persuasión nos invita a regresar para una entrevista en forma a la mañana siguiente. Ni siquiera está enojado porque mencionamos haber hablado con su enemigo, los Cárteles Unidos y dice que entiende que nuestro trabajo es conocer los distintos lados de la historia.

Se obra el milagro: de repente, los hombres armados se muestran amistosos y tienen curiosidad por aprender sobre la legalización de la marihuana en los Estados Unidos. La mayoría proviene de Guadalajara y dicen que han estado desplegados en Michoacán durante más de un año. Quieren saber qué piensan los estadounidenses sobre el CJNG, y parecen satisfechos cuando les decimos que se les conoce como el cártel más sanguinario y poderoso de México. Cuando nos vamos, nos dirigen a un garaje cercano y nos ayudan a poner aire en una llanta de nuestra minivan que se está desinflando.

A la mañana siguiente, regresamos a un pequeño pueblo cerca de donde nos detuvieron la noche anterior. Motos y halcones. Las camionetas de hombres armados  del CJNG llegan en convoys, incluido una camioneta Ford Raptor negra blindada con placas de acero y puertos de armas instalados en las ventanas. El grueso cañón de un rifle de francotirador calibre .50 se asoma a través de un agujero en el parabrisas.

La Raptor negra pertenece al comandante del CJNG a cargo de la región. Nos lleva a un pequeño cementerio para hacer la entrevista, colocándose sobre una tumba de cemento. Habla inglés por haber pasado un tiempo en los Estados Unidos, incluido un período en la cárcel por tráfico de drogas, pero dice que se crió en Michoacán y, como su jefe, El Mencho, ahora está luchando por recuperar su tierra natal. Como los hombres armados que conocimos la noche anterior, muestra una devoción total por su líder y dice que los Cárteles Unidos están difundiendo mentiras al acusar al CJNG de aterrorizar a los civiles.

“Nosotros no nos dedicamos a eso”, dice el comandante. “Nosotros somos narcotraficantes. Nosotros producimos, exportamos y vendemos droga. De eso es lo que 'el papá' de nosotros hace el dinero. Esa es la empresa de nosotros ¿verdad? No dependemos en absoluto de una extorsión o de un secuestro, de un cobro de piso. Nada de eso”.

Cuando se entera de que hemos conocido a personas desplazadas por la violencia, el comandante expresa simpatía y dice que muchos han sido blanco de los Cárteles Unidos porque tienen familiares en el CJNG o son presuntos simpatizantes.

“Yo sé quién es mi patrón. Señor don Mencho. Una persona muy honorable”, dice el comandante. “Nosotros no somos gente que vamos a actuar en contra de una persona civil, de una persona inocente. Eso está en contra de los órdenes que traemos, en contra de los mismos principios que yo tengo. Si yo no pensara de la forma que yo pienso, yo no estaría en este cártel”.

Durante la entrevista, el comandante no suelta su rifle de asalto con lanzagranadas. Uno de los walkie-talkie conectados a su chaleco antibalas cruje mientras sus halcones en las colinas circundantes brindan actualizaciones sobre la ubicación de las fuerzas militares en el área.

Cerca del final de nuestra conversación, una familia, dos mujeres y varios niños se acercan a atender una tumba cerca de donde estamos sentados. Ya casi es el Día de los Muertos y la familia ignora a los sicarios con pasamontañas que permanecen cerca mientras dejan ofrendas y limpian la lápida.

Cuando le preguntamos al comandante del CJNG sobre la guerra contra el narcotráfico en Michoacán que lleva 15 años, menciona que tiene cuatro hijos que no ve hace más de un año porque está fuera, combatiendo.

“Yo quisiera poder venir y no tener que portar un arma”, dice. “En 15 años quisiera poder venir con mi familia y andar por estos lugares sin necesidad de traer gente armada conmigo ni portar un arma tampoco. Eso es lo que quisiera”. 

Pero el comandante aún no está listo para dejar las armas. Hace una vaga referencia a los políticos que no cumplieron sus promesas y jura que seguirán luchando todo el tiempo que sea necesario para conquistar esta tierra, o mientras El Mencho lo ordene.

“Sabemos que con este camino que vamos, si morimos, morimos por algo que valió la pena”, dice. “La guerra usted sabe que son puras batallas,  nunca se acaba. Y vamos a seguir en esto”. El convoy se va siguiendo al comandante, que sale del pueblo tan rápido como llegó. 


Al salir del cementerio, pasamos junto a un grupo de mujeres y niños que están junto a la única carretera que lleva al Aguaje y a Apatzingán y  Morelia. Nos piden que bajemos porque han visto que tenemos cámaras y quieren que difundamos su petición de ayuda. Dicen que la situación es terrible porque los Cárteles Unidos están bloqueando el paso de camiones, incluso los que transportan suministros esenciales.

“No están dejando pasar la comida”, dice una mujer. “Es que El Aguaje está lleno de gente armada. A carros que pasan, carros que les disparan”.

Efectivamente, automóvil pasa frente a nosotros en la carretera hacia El Aguaje y cinco minutos después escuchamos disparos distantes. Luego pasa otro coche, otros cinco minutos, otros disparos. Los informes de noticias locales dicen que el área estaba sin electricidad después de que los Cárteles Unidos destruyeron un transformador de energía. En otras comunidades cercanas, los cárteles han utilizado equipos de construcción para cavar trincheras y hacer intransitable la carretera, impidiendo el avance del CJNG pero también asediando las áreas en disputa.

 

Start typing and press Enter to search