-->

Así fue el arribo y despliegue de fuerzas de El CJNG a Valparaíso, Zacatecas durante el día

- 5:12:00


Así fue el arribo y despliegue de fuerzas de El CJNG a Valparaíso, Zacatecas durante el día

En Zacatecas, como en la mayor parte del país, la muerte y la barbarie se descubren desde temprano en cunetas, caminos de tierra y aveces en plena carretera. Crímenes diarios, anónimos e impunes que tan sólo en el mes de enero dejaron 108 víctimas de homicidio doloso, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Desde hace seis años grupos de sicarios disputan a sangre y fuego la entidad colindante con Coahuila, Nuevo Léon, San Luis Potosí, Aguascalientes, Jalisco, Durango y Nayarit. Pero fue hasta hace un año que los enfrentamientos se intensificaron ante la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El pasado 21 de abril, una serie de grabaciones precedieron a la ola de sangre, que ha llevado a Zacatecas a convertirse en el estado más peligroso de México.

En caravanas, el CJNG recorrió las calles del municipio de Valparaíso y se paseó por el centro de la comunidad. “No tenemos guerra con las mujeres, pero si la vieja se pone, también nos la atravesamos. Aquí estamos en Valparaíso pa’ lo que quieran. Puro señor Mencho, Zacatecas”, vociferaron.

Días más tarde, medios locales preguntaron al edil de Valparaíso, Eleuterio Ramos Leal, por el hecho, y afirmó que no intervino la fuerza pública porque estaban superados en número.

Aquél se trataba del primer video en el que el cártel liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho anunciaba una limpia “Venimos a ayudarlos de las ratas”, se jactaron. Los jaliscienses se referían a sus rivales del Cártel de Sinaloa, quienes a partir de la ley plata y plomo han intentado impedir el avance del CJNG en Zacatecas, especialmente en los municipios limítrofes con Durango y Nayarit.

Valparíso, al oeste de la capital de Zacatecas, está atravesado por la carretera que comunica Fresnillo con pueblos de Jalisco y Tepic, Nayarit. Ha sido escenario de hechos delictivos atribuidos a la narco violencia, pues se ha convertido en punto de disputa de los cárteles.

En los últimos días, en dicha región han sucedido videos de presuntos miembros del CJNG recorriendo las calles, presumiendo su poder de fuego con vehículos blindados, conocidos como monstruos. En lo alto de ellos, los pistoleros se dejan ver con la cara cubierta y armados con armas cuernos de chivo.

Ahora mismo, cinco grupos del narcotráfico buscan apoderarse del territorio para distribuir fetanilo, que a diferencia de la cocaína es mucho más fácil de elaborar y se vende más rápido. El problema ha generado un aumento considerable en el número de muertos —actualmente el 90% de los homicidios en Zacatecas está relacionado con el crimen organizado—, en donde también se viven problemas graves por extorsiones y secuestros.

Aunque hasta el momento no se han registrado ataques masivos de organizaciones criminales, ya se ha confirmado la nula confianza y la ausencia de colaboración de las fuerzas locales para detener a los narcos que se pasean impunes en la ciudad.

El plomo que gobierna en Zacatecas

Zacatecas tiene una ubicación geográfica que lo ha convertido en una zona altamente codiciada para el trasiego de drogas, ya que conecta al Pacífico con la frontera con los Estados Unidos. De acuerdo con las autoridades, desde hace un año se prendieron las alertas en la entidad ante la intensa disputa que sostienen el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa por la producción y comercialización de opiodes.

El primer cártel que se asentó en tierras zacatecanas fueron Los Zetas, cuando todavía eran brazo armado del Cártel del Golfo. Tras las captura de sus líderes, los hermanos Miguel Ángel, José, Omar, Alejandro y Ana Isabel Treviño Morales, Los Zetas se fragmentaron en diversas organizaciones: en el Cártel del Noreste — que tiene su base de operaciones en Tamaulipas —y Los Talibanes.

En los últimos cinco años, la lucha que se desató entre estos tres grupos ha mermado en relación al tráfico de drogas, principalmente en el centro de la entidad, lo que ha desatado la violencia e inseguridad. Aunado a esto, el problema se recrudeció con los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación pues ambos buscan controlar la plaza y el tráfico de fentanilo, que tiene un importante auge en los Estados Unidos.

En 2019, el cártel comandado por Ismael “El Mayo” Zambada se hizo más visible en los municipios de Mazapil, Juan Aldama, Río Grande, Chalchihuites y Sombrerete hasta llegar a Fresnillo. Mientras que el CJNG pactó con el Cártel del Golfo para controlar el territorio en la entidad.

 

Start typing and press Enter to search