-->

“Ojalá fuera put, acostarme con alguien y sacarle beneficio como cualquier otra put pero no, prefiero ser cabrona a que me digan pendeja”

- 19:41:00

“Ojalá fuera put, acostarme con alguien y sacarle beneficio como cualquier otra put pero no, prefiero ser cabrona a que me digan pendeja”

“Prefiero ser cabrona” dijo Vanessa la sicaria independiente de la frontera

Vanesa abandonó sus estudios de contabilidad porque no le alcanzaba el dinero, entonces llegó al mundo del sicariato. Considerada a sí misma como independiente y sin remordimientos por las ejecuciones, contó que hacía su trabajo sin daños colaterales ni testigos.

Así fue retratada en un perfil escrito por el periodista Javier Valdez Cárdenas en su libro “Con una Granada en la boca” (Aguilar, 2013). Sin dar más detalles de su nombre, color de piel o lugar de procedencia, el reportero consiguió entrevistar a una profesional del crimen.

“Es alta, hermosa y de talle ondulante, trae una .45 en el bolso: en medio de papeles, cosméticos y accesorios, la escuadra está más a la mano que el bilé”, relató el periodista sobre aquella mujer.

Vanesa dijo que no mataba inocentes, mucho menos niños, pues era su máxima regla. De tal modo que ejecutaba a puros culpables: quienes habían robado toneladas de cocaína, quien no pagó deudas o decidió quedarse con el dinero, alguien que traicionó o delató.

Ella solo cumplía órdenes de objetivos que le hacían llegar en una carpeta. El mismo día que empezó en el crimen mató a dos personas. Aún cuando contaba con condiciones para ser modelo, esto tampoco le pareció atractivo, porque no la bajarían de prostituta.

“Ojalá fuera puta, acostarme con alguien y sacarle beneficio como cualquier otra puta del gobierno, pero no, prefiero ser cabrona a que me digan pendeja”, aseveró con la misma seguridad con que jalaba el gatillo.

El periodista destacó que la mujer era de la frontera norte y extrañaba sus años de estudio, los cuales estaba segura de retomar algún día para graduarse.

“No me duelen los muertos que dejo, No son ni míos, son, como se dice, del sistema, gente que se tiene que morir, que si tienen madre, esposas o hijos, sí los tienen, pero o son ellos o son otros más los que ellos matarían. Nunca he matado a un inocente”, respondió Vanesa al ser confrontada sobre tantos asesinatos.

 

Start typing and press Enter to search